28.6.10

Mujer Erótica.


Cayó sobre tu espalda
la llama de tu pelo,
y quemó la blancura
su ondulación de fuego.
.
Entre los áureos rizos,
por el amor deshechos,
yo vi calientes, húmedos,
brillar tus ojos negros.
.
Sin desmayar, erguidos,
redondos, duros, tersos,
temblaron los montones
de nieve de tus pechos.
.
Y de amor encendida,
estremecido el cuerpo,
con amorosa savia
sus rosas florecieron.
.
El clavel de tus labios
brindaba miel de besos,
y fue mi boca ardiente
abeja de sus pétalos.
.
De la crujiente seda,
que resbalara al suelo,
emergió su blancura
tu contorno supremo.
.
Y al impulso movido
de ardoroso deseo,
se cimbró entre mis brazos
y quedó prisionero.
.
Me abrasaban tus ojos.
Me quemaba tu aliento.
Y apagó las palabras
el rumor de tus besos.
+

Autor: Enrique de Mesa



**Karicias**

2 comentarios:

juan molina dijo...

Todas las ambiciones del mundo no valen lo que el amor y la benevolencia de una dama hermosa y honesta

Alma Mateos Taborda dijo...

¡Sublime poema!Bellísimas imágenes. Sensual, dulce , intenso y amoroso. ¡Excelente! ¡Felicitaciones! Un abrazo.