14.11.12

No puedo vivir sin la intensidad construida a diario, sin que me parezcas tú y todos los hombres que usan su cabeza en la misma proporción que su cuerpo una tentación irresistible... quiero sentirme bajo tu acecho, quiero sentirme en parte también observada, quiero sentir que en cualquier momento saltas sobre mí, y casi indefensa, me entrego sin resistencia alguna al sabroso oficio de tus labios...

1 comentario:

Adolfo Payés dijo...

WOW me has dejado en el silencio, realizando esa realidad que nos habita, muy bellos tus versos..

me voy pensando de tu sitio muy hermoso y sentidos muy sentidos..

saludos fraternos con el cariño de siempre