21.10.09



Hasta ahora tengo impregnado tu olor en mí, ese delicioso olor de tu cuerpo que aún lo siento entremezclado junto al mío.
Que delicioso placer haber probado tu cuerpo y haber podido acariciar cada centímetro de tu ser.
Qué exquisito placer sentí al llegar al clímax de nuestro amor probando todo tu cuerpo como si fuera el mío propio.
.
Jamás sentí ni creo que sentiré el amor que me provocas, ese amor que nos ha hecho amarnos apasionadamente con la lujuria y libertad que sólo el amor verdadero puede provocar.
Estoy enloqueciendo pensando en la próxima vez que nos podremos encontrar a solas para gozar de nuestro amor hasta el infinito de nuestros cuerpos.

4 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Siempre es un placer leerte..


Un abrazo
Saludos fraternos...

Ipnauj dijo...

En el planeta Amor, el tiempo no existe.

Un gran saludo.

emilio dijo...

Precioso post... sugerente y amoroso...

Un abrazo desde mis noches blancas

hatoros dijo...

Y DURAR ETERNAMENTE